BB

martes, 21 de marzo de 2017

Si no tengo pareja, no puedo ser feliz

Parece que para ser felices necesitemos estar con alguien… y todo ese tiempo de espera antes de tener a alguien especial a nuestro lado sea un suplicio por el que nadie debiera pasar. Que si no tenemos pareja, al hombre correcto en nuestras vidas, no podremos ser ni completas, ni sentirnos realizadas, ni mucho menos felices. Mientras estemos solas, nos sentimos solas, desgraciadas y fracasadas. Pues no, no debiera ser así; y no lo es.
 ¿Sabes? Para ser feliz no necesitas de nadie más, basta con que emprendas el intento de vivir la vida de manera plena; no tienes que seguir esperando la llegada de ese príncipe azul para poder sonreír. Aunque te parezca lo contrario, no necesitas que alguien te haga feliz, eso es algo que te puedes hacer a ti misma.

Cuando estás ofuscada en tu soledad, la bruma que sientes en tu vida te impide ver más allá de lo que esperas y aún no tienes. Esos sentimientos te impiden ver lo bueno que hay a tu derredor, no te deja ser feliz, ni disfrutar de la vida con todo lo bueno que tiene, pues no le ves nada especial ni al sol, la calidez de su luz, y todo lo que tienes te parece insuficiente, insatisfactorio. Vivir esperando el amor es vivir lamentando estar sola: Si crees que para ser feliz y sentirte bien contigo misma necesitas a alguien a tu lado, vivirás una triste amargura de no sentirte nunca completa. Pero para ser feliz, no tienes porqué pasarte las horas y los días esperando a aquel hombre que esperas que llegue a tu vida. Es horrible vivir así, ansiosa por que llegue un hombre a tu vida para que tú puedas ser al fin, completa y feliz. No tienes que pasarte las horas, días, meses o años esperando para ser feliz el día en que llegue la persona correcta. No necesitas que nadie te de felicidad, eso es algo que ya te lo puedes dar a ti misma. Y si eres ya feliz, seguramente esa persona que te complementa llegará antes, pues una persona que se vale por sí misma y que puede ser feliz estando sola, es más atractiva, vistosa y exitosa a los ojos de los demás. No te castigues siendo infeliz hasta no tener pareja, no te empeñes en seguir lamentándote por lo que tienes o no tienes, ni buscando pretextos para no sentirte llena y complacida. No merece la pena. Deja de buscar el amor fuera… ¡búscalo dentro de ti! Sal al nuevo día y mira la maravilla de Dios en cada rayo de sol, en cada trinar, en cada flor, en la sonrisa de un bebé… ¡Todo tiene su belleza oculta!  ¡Todo tiene su motivo para hacerte sonreír y ser feliz! No necesitas que un hombre te de felicidad, para eso estás tú misma. Sólo tienes que hacer el intento, y cuando te des cuenta tu vida dará un giro y entonces entenderás que la felicidad sólo puede encontrarse en una misma. Cuando te des cuenta de ello comprenderás que puedes sonreír, sola o acompañada… porque tú misma serás tu propia fuente de alegría.


Viaggiava durante il tramondo, ascoltando il rumore del sole che muore.:




No hay comentarios:

Publicar un comentario