martes, 21 de marzo de 2017

Si no tengo pareja, no puedo ser feliz

Parece que para ser felices necesitemos estar con alguien… y todo ese tiempo de espera antes de tener a alguien especial a nuestro lado sea un suplicio por el que nadie debiera pasar. Que si no tenemos pareja, al hombre correcto en nuestras vidas, no podremos ser ni completas, ni sentirnos realizadas, ni mucho menos felices. Mientras estemos solas, nos sentimos solas, desgraciadas y fracasadas. Pues no, no debiera ser así; y no lo es.
 ¿Sabes? Para ser feliz no necesitas de nadie más, basta con que emprendas el intento de vivir la vida de manera plena; no tienes que seguir esperando la llegada de ese príncipe azul para poder sonreír. Aunque te parezca lo contrario, no necesitas que alguien te haga feliz, eso es algo que te puedes hacer a ti misma.

Cuando estás ofuscada en tu soledad, la bruma que sientes en tu vida te impide ver más allá de lo que esperas y aún no tienes. Esos sentimientos te impiden ver lo bueno que hay a tu derredor, no te deja ser feliz, ni disfrutar de la vida con todo lo bueno que tiene, pues no le ves nada especial ni al sol, la calidez de su luz, y todo lo que tienes te parece insuficiente, insatisfactorio. Vivir esperando el amor es vivir lamentando estar sola: Si crees que para ser feliz y sentirte bien contigo misma necesitas a alguien a tu lado, vivirás una triste amargura de no sentirte nunca completa. Pero para ser feliz, no tienes porqué pasarte las horas y los días esperando a aquel hombre que esperas que llegue a tu vida. Es horrible vivir así, ansiosa por que llegue un hombre a tu vida para que tú puedas ser al fin, completa y feliz. No tienes que pasarte las horas, días, meses o años esperando para ser feliz el día en que llegue la persona correcta. No necesitas que nadie te de felicidad, eso es algo que ya te lo puedes dar a ti misma. Y si eres ya feliz, seguramente esa persona que te complementa llegará antes, pues una persona que se vale por sí misma y que puede ser feliz estando sola, es más atractiva, vistosa y exitosa a los ojos de los demás. No te castigues siendo infeliz hasta no tener pareja, no te empeñes en seguir lamentándote por lo que tienes o no tienes, ni buscando pretextos para no sentirte llena y complacida. No merece la pena. Deja de buscar el amor fuera… ¡búscalo dentro de ti! Sal al nuevo día y mira la maravilla de Dios en cada rayo de sol, en cada trinar, en cada flor, en la sonrisa de un bebé… ¡Todo tiene su belleza oculta!  ¡Todo tiene su motivo para hacerte sonreír y ser feliz! No necesitas que un hombre te de felicidad, para eso estás tú misma. Sólo tienes que hacer el intento, y cuando te des cuenta tu vida dará un giro y entonces entenderás que la felicidad sólo puede encontrarse en una misma. Cuando te des cuenta de ello comprenderás que puedes sonreír, sola o acompañada… porque tú misma serás tu propia fuente de alegría.


Viaggiava durante il tramondo, ascoltando il rumore del sole che muore.:




miércoles, 8 de marzo de 2017

Alejaré todo lo malo de mi vida.

Alejaré todo  lo malo de mi vida.
Cosas, personas, lo que sea… si no me hacen bien, fuera, no quiero que sigan siendo parte de mi vida.
“Hoy mi día será diferente, limpiaré los vidrios de mi corazón, para que le entre luz y pueda brillar.”
Aleja todo lo que te da dolor y causa penas en tu vida. Con este pensamiento debes empezar tu día a día.

No te acerques a lo que no te hace bien, lo que te confunde y te trae problemas. Esas cosas sólo te provocan ansiedad y temor en el corazón. Aléjate de quienes siempre traen problemas y malestar.
Toma distancia de quienes te hacen dudar y sentir mal.
Aléjate de las personas que no te dejan ver lo maravilloso que es vivir en este mundo.
Aun con todas las dificultades de la vida, hay que tener una actitud positiva, seguir adelante y no fijarse demasiado en lo malo.
Si así lo haces conseguirás la felicidad, tener ilusiones y el amor de los tuyos.

Hay personas que sólo se aprovechan de ti, aléjate de ellos: Hay personas que nunca podrán gozar de la vida, las ilusiones ni del amor. Son también quienes tampoco te dejan a ti ser feliz: No tienen esperanza en la vida, se pasan la vida señalando lo malo, sólo son capaces de considerar lo negativo y no ven motivo de seguir adelante con los problemas de la vida.

Siempre se ven como víctimas, y buscan tu constante consuelo y ayuda por lo que les parece ser una vida tan injusta que les ha tocado precisamente a ellos. Si estás matándote por alguien así, no sigas, son un pozo sin fondo, nunca tendrán suficiente de ti.

Aléjate de quien siempre envidia a los demás: Aléjate de los que envidian tu vida, los rencorosos, los malos corazones, los que abrazan y sonríen falsamente, y los que constantemente a sí mismos se hacen se hacen llamar amigos y buenas personas. Ten cuidado con los que dicen quererte y amarte, las palabras son sólo eso, pero lo que importa son los hechos. El mundo está lleno de falsos e hipócritas, pero también hay gente que merece la pena tener a tu lado, personas que quizás no te saluden todos los días, pero que sabes que estarán ahí para ti si un día los necesitas.

Aprende a distinguir y te evitaras sufrimientos
Para ser buena con los demás, primero has de serlo contigo misma: Si vas a tener miedo por algo, a comerte la cabeza con algo, o a pasar el día pensando en algo… que sea por lo tuyo propio, no por problemas que no son tuyos. Cada cual tiene sus propios problemas, es bueno ayudar y colaborar con todos, pero no puedes vivir sacrificándote por los demás si tú ya tienes tus propios problemas, deja que ellos también se esfuercen, que intenten arreglar su situación por ellos mismos, es  su vida después de todo. A veces nos pasamos de buenas, y eso no está bien porque nos descuidamos a nosotras mismas. Si conviertes todos los problemas de los demás en los tuyos propios, acabarás sin vida, no tendrás bienestar. Aprende a escuchar sin involucrarte, es posible que así seas de más de ayuda. Deja que aprendan a solucionar sus propios problemas, aunque se den batacazo antes de lograrlo. Sé buena con quienes te merecen: No hagas los problemas de los demás los tuyos propios, pero tampoco seas una egoísta: abre tu corazón para que puedas tener bondad y humildad con los que de verdad están cerca de ti, para que sepas cuando ayudar o dejar pasar. Siembra en tu vida semillas de buenas acciones, de felicidad y bondad; verás que crecerán bellas flores y se convertirán en tus jardines preferidos. Una buena siembra da para poder recoger en el futuro, y es algo que también alimenta tu alma y corazón. Consejos finales: Borra la tristeza de tu cara, no dejes que las lágrimas sean lo primero que veas cada mañana porque no estás contenta, -arregla tu vida. Nadie puede vivir sólo por los demás, sé buena ellos, pero primeramente contigo misma. No vivas con tristeza, sé optimista y verás que tu mundo será de los colores que tu misma escojas. Sé esa persona que a todos les gusta conocer, personas que son escasas y dejan un buen recuerdo en los demás. Alguien llena de vida, felicidad, amor propio, y amor por los demás. Algún día tendrás problemas, y si les tratas bien podrás recurrir a ellos. Aleja de ti las lágrimas, hoy es el mejor día para recomenzar a caminar por el sendero de la vida, en dirección a la felicidad.
Besos al sol: